26 de septiembre de 2017

Clarea

Levantó una piedra y había tantos…
Muchos. Miles.
Apartó una hoja y había tantos…
Muchos. Todos.
Cerró los ojos y brillaron juntos…
Horas. Años.
Apretó los labios y cantaron juntos…
Horas. Siempre.
Estiró su mano y tocó el cielo…
Alto. Lejos.
Respiró hondo y se llenaron de vida…
Altos. Eternos.

Apoyó la piedra.
                Acomodó la hoja.
                               Abrió los ojos.
                                               Recogió su mano.
                                                               Respiró todos los aires que trajo el día…
… y despertó.
mjs

26 de agosto de 2017

Ni sombra


Luego de mirar hacia todos los soles, luces y faroles, la sombra de Santiago se resignó.
Cansado de buscar en todas las rutas, senderos y matorrales, el paso de Santiago se resignó.
Harta de gritar en todos los valles, estepas y montes, la voz de Santiago se resignó.
Después de observar la indiferencia de la gente, la mirada de Santiago se resignó.
Desapareció.
Su sombra desapareció.
Su paso desapareció.
Su voz desapareció.
Su mirada desapareció.
"¿Dónde está Santiago?", se escuchó.
Quien pregunta es la Memoria.
"¿Dónde está Santiago?", retumbó.
Quien aturde es la Verdad.
"¿Dónde está Santiago?", se exigió.
La Justicia distraída, silbando bajo se escondió.



29 de junio de 2017

Cenizas



Su sombra dejó de seguirlo. La muerte dejó de buscarlo. Sus pasos lo rezagaron.
Y el viento sopló.
El tiempo que ya no envejece. El agua que ya no baña. La tierra que ya no alimenta.
Y el viento sopló.
El soplo del viento que lo sigue sin tiempos. Lo riega. Lo nutre. Y lo hace eterno.
El viento sopló.
El soplo del viento.

mjs